Buscar en el sitio

Política

En pocas palabras

Ecuador es un Estado unitario, plurinacional y laico. El país se divide en 24 departamentos.

El funcionamiento administrativo del país se mantiene muy centralizado a pesar de un proceso de descentralización lanzado en 1998. 

La nueva Constitución, promulgada en el 2008, apoya el lanzamiento de un proceso que permita una nueva organización del Estado basada en una gestión descentralizada.

Tras 10 años de inestabilidad política, marcados por la destitución de tres presidentes de la república (Abdala Bucaram en 1997, Jamil Mahuad en el 2000 y Lucio Gutiérrez en el 2005), el presidente actual, Rafael Correa, fue elegido por primera vez en el 2006 en un intento de restablecer una estabilidad institucional (legislativa y jurídica) en el país.

Líder de la revolución ciudadana que condujo a la destitución del presidente Lucio Gutiérrez en el 2005, Rafael Correa inició la labor de rehacer las instituciones del país. Su primer mandato terminó con la promulgación de una nueva constitución gracias a la cual fue reelegido en el 2009.

Actualmente el presidente es elegido por 4 años y puede presentarse para una reelección. La constitución restableció la representación nacional del poder legislativo.

Desde el 2002, la Asamblea, única cámara legislativa, solo contaba con diputados departamentales. El restablecimiento de una representación nacional de los diputados era una prioridad del presidente Correa para reducir las divisiones políticas regionales y la fragmentación de los partidos políticos.

La crisis política estuvo acompañada de una crisis económica. En el 2000, la economía de Ecuador se dolarizó como consecuencia de una ola inflacionista sin precedente que le costó la destitución al presidente Jamil Mahuad en el 2000.

En algunos años, el país vivió las tasas de migración más representativas de Sudamérica. Dada esta configuración demográfica, la nueva Constitución  dio el derecho al voto a los migrantes ecuatorianos en las elecciones nacionales.

Debido a su dependencia hacia el dólar y el petróleo la economía ecuatoriana se recuperó en el 2008; sin embargo, el gobierno tiene ahora un margen de maniobra reducida para conducir las reformas sectoriales como la de la educación, proyecto prioritario del gobierno. (escuelas del milenario)

Se lo dice un ecuatoriano

« Rafael Correa prometió una « revolución ciudadana » para volver a dar a las instituciones su credibilidad y acabar con la « mafia de los partidos políticos ».

Para Correa, sólo la Asamblea constituyente permite reconstruir las instituciones. Por eso, decidió no presentar candidatos para las elecciones legislativas. La batalla en contra del Congreso, que se opone, en su mayoría, al Presidente, se anuncia muy difícil.

Correa se volvió presidente de uno de los países latino americanos más inestables. Ninguno de los últimos tres jefes de estado terminó su mandato.

R. Correa no duda en criticar las políticas que existen desde hace veinte años, manipuladas por Washington y los organismos financieros internacionales. "Si se cree a los burócratas del Fundo Monetario Internacional y del Banco Mundial, las medidas que favorecen al capital son medidas técnicas, las políticas que tratan de mejorar la situación del pueblo son medidas populistas !".

Critica igualmente las privatizaciones, la autonomía que tiene el banco central y la sustitución de la moneda ecuatoriana por el dólar, que estima como irreversible a corto plazo. "Estoy convencido de que, a diferencia de los neoliberales, el mercado es un gran servidor, pero un maestro muy malo. El Estado asumirá una posición mayor en la economía y el desarrollo."

El nuevo presidente no excluye una moratoria de la deuda externa, « si la situación económica lo exige ». Los mercados se asustan. "Moody's (que, el 8 de enero 2007, bajó las marcas de los bonos ecuatorianos) y los especuladores financieros han de saber que a mí no me importa el « riesgo-país », pero sí la pobreza de nuestros niños que tienen que trabajar y los ecuatorianos que salen del país para sobrevivir."

Para Correa, el modelo de desarrollo actual es « insostenible a largo plazo », pues depende de la exportación de los trabajadores y la extracción de un recurso no renovable.

Consciente de las dificultades adelante, Correa cuenta con « un ámbito regional favorable ». Entre la izquierda reformista al poder en Brasil y en Chile y los gobiernos más radicales de Venezuela o de Bolivia, "lo que converge es más importante que las diferencias de estilo».

Correa se enfrenta directamente con Washington: no seguirá con el tratado de libre comercio negociado por el precedente presidente, no seguirá con la base estadounidense de Manta. En el 2009, el acuerdo no será renovado y los militares estadounidenses tendrán que salir del país. Rafael Correa confía en sus decisiones. "Si los Estados Unidos siguen respetando las decisiones soberanas de Ecuador, todo pasará muy bien. » [1]

Más Informaciones

www.opalc.org: informaciones políticas sobre América Latina, incluidas las de Ecuador

Conozca las ONG que forman parte de Una Opción Más  y cómo colaborar con ellas 

Descubra cómo formar parte de Una Opción Más

 


[1] Le Monde - Janvier 2007