Buscar en el sitio

Cristo de la Calle

Sus Pluses

Creada en 1993 en la provincia de Imbabura, la fundación «Cristo de la Calle» se dedica a mejorar las condiciones de vida de las familias y los niños más vulnerables.

Al igual que el resto de Ecuador, la capital provincial de Imbabura, Ibarra, afronta numerosos problemas que afectan a los grupos menos integrados de la comunidad: desigualdades sociales, incumplimiento de los derechos humanos, problemas familiares, delincuencia, etc. A menudo, este ambiente social poco favorable da lugar al abandono de niños y adolescentes, que se encuentran abandonados a su suerte, lo que promueve el trabajo infantil y la mendicidad.

La prioridad de la fundación es asegurar el bienestar y la seguridad de los niños que acoge. Su acción se orienta hacia aquellos que se encuentran más expuestos a situaciones de marginación y exclusión, e intenta asegurar un entorno seguro y estable en el que los niños puedan desarrollarse y madurar. Su acción se centra sobre todo en la necesidad de llevar a cabo acciones comunes, que integren a personas, instituciones públicas y privadas, y al gobierno, para hacer frente lo mejor posible a los problemas sociales que afectan a las familias de Imbabura.

Los miembros de la fundación se encargan de que cada niño o adolescente pueda vivir en el seno de una estructura familiar estable, y de que las familias tengan el apoyo necesario para educar, proteger, acompañar y proporcionar seguridad a los niños. Cristo de la Calle hace hincapié en la emancipación y la responsabilidad de cada uno mediante un largo proceso de aprendizaje, el cual permite a cada familia ser autónoma a la hora de educar a sus hijos.

La fundación «Cristo de la Calle» es una organización que es, a su vez, referente en términos de cambio social, acompañamiento de niños y sus familias y cuyos proyectos y prácticas innovadoras influyen a menudo en el desarrollo de políticas públicas tanto regionales como nacionales.

Cristo de la Calle

Milita por la difusión de los derechos de los niños y adolescentes y acoge a niños en situación de riesgo, vulnerabilidad, crisis, amenaza o violación de sus derechos.

Sierra / Imbabura
6;0.364778;-78.13064600000001
Salud Educación
Niños Adolescentes Adultos jóvenes Adultos
Humanas

¿ Qué hay de nuevo ?

¡Los niños de Cristo de la Calle aprovecharon bien las vacaciones!

Viernes el 28 Febrero 2014

Por lo menos se puede decir que las vacaciones no habrán sido solo descanso para los niños de Cristo de la Calle.

En efecto, acompañados por voluntarios y personal de la asociación, una veintena de niños entre 4 y 18 años aprovecharon las diferentes salidas y actividades propuestas por la asociación en enero y febrero.

Pudieron divertirse tanto en el complejo turístico de Yaguachi y chapotear en la piscina del famoso hotel Montecarlo como participar en las actividades de gimnasia, teatro o bailoterapia en el parque Céntrica Bulevar. 

 

Todas estas salidas son esenciales para amenizar el día a día de estos niños en el transcurso de una vida complicada.

Así pues, es con la cabeza llena de recuerdos que todos, desde los más pequeños a los más mayores, han retomado el camino a la escuela.

Traducido por Rebeca Bouvier



Cristo de la Calle celebra el Día Internacional de la Infancia

Sábado el 1 Junio 2013

En 1954, La Asamblea General de la ONU, recomendó a todos los países instituir un Día Mundial de la Infancia, que sería un día de fraternidad y comprensión mundial entre los niños, y de actividades que favorecen su bienestar, en todo el mundo. Mensaje perfectamente comprendido en Ibarra. Allí,  la asociación Cristo de la Calle y el grupo corporativo El Norte aprovecharon este llamamiento para organizar una jornada de actividades  para los ciento sesenta y cinco niños a cargo de la fundación.

El día se celebró en el complejo turístico "Yuyucocha". Se organizaron distintas actividades: talleres de magia, pintura en la cara... Se presentó también un espectáculo de malabaristas y de juegos de magia, para el disfrute de pequeños y grandes. Los más jóvenes participaron muy activamente  y se mostraron muy felices con estas actividades.

Gracias a este evento, la fundación Cristo de la Calle confirma nuevamente el derecho de los niños y los adolescentes a tener tiempo libre y a jugar (derecho reconocido en la Declaración de Derechos del Niño).



Cristo de la Calle cumple 19 años y abre sus puertas al publico

Sábado el 13 Octubre 2012

19 años ¡Hay que celebrarlo! Cristo de la Calle aprovechó la ocasión para organizar una jornada de “puertas abiertas” y reunir a la familia y amigos de la fundación el día 13 de octubre del 2012 en Ibarra.

Gracias al apoyo de los amigos y socios de la asociación, se llevaron a cabo diversas competiciones deportivas, puestos de información con las actividades de la asociación, talleres lúdicos y educativos, tómbolas, etc. Además, los niños y todas las personas presentes pudieron deleitarse con un espectáculo de danza.

Aunque el sol brilló por su ausencia, el público disfrutó de las actividades de la asociación, pasando un muy buen rato tanto niños como adultos, gracias a las diferentes animaciones.

La participación y el buen humor fueron los protagonistas de este día.



Campamento vacacional - recordando los juegos tradicionales

Jueves el 6 Septiembre 2012

Dividido en grupo de edad (3 a 5 años, 6 a 11 años y adolescentes), cada uno estuvo coordinado por una educadora social, una educadora de casa familia y voluntarias. Las actividades realizadas fueron varias como natación, juegos dirigidos, pintura, dibujo, bailoterapia, juegos tradicionales (trompo, bolas, soga, rayuela)  y caminatas a diferentes lugares como el complejo turístico Yuyucocha, la loma de Guayabillas, la cascada de Peguche o la laguna de Yahuarcocha.

La recreación es un elemento importante en el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes, favorizando las relaciones sociales e interpersonales. Se hace necesario realizar esta actividad recreativa con el objetivo de propiciar ambientes donde los niños, niñas y adolescentes puedan, jugar, saltar, correr, compartir, socializar.

Los setenta beneficiarios de la fundación quienes participaron con entusiasmo y disfrutaron de las diferentes actividades planificadas manifestaron sus deseos para que se continúe promoviendo este tipo de actividades para favorecer la integración y el sano esparcimiento.

Esos momentos son para los niños una oportunidad de compartir entre ellos dentro y fuera de la fundación;  reunirse en otro ámbito. Esta actividad recreativa que se finalizo el 17 de agosto con un Paseo a la Playa Las Peñas en la provincia de Esmeraldas fue un éxito para todas las personas que participaron. Se renovara este tipo de actividades a lo largo del año.



Paseo a la playa las peñas

Viernes el 17 Agosto 2012

Este dia 17 de agosto fue realisado en la playa de Las Peñas, cerca de San Lorenzo, un paseo para los beneficiarios de la fundacion Cristo de la Calle. 150 niños, niñas y adolescentes y sus familias, un día de recreación donde todos pudieron compartir. El contacto con la naturaleza es un elemento importante en el desarrollo del niño, esta herramienta motiva el contacto físico e interpersonal entre los miembros de la familia, con el objetivo de fortalecer los vínculos afectivos en donde ellos puedan compartir, jugar, disfrutar y mantener los lazos familiares.

El objetivo de la fundacion Cristo de la Calle, a traves este paseo era proporcionar a los niños, niñas y adolescentes y a sus familias espacios diferentes de recreación para el fortalecimiento de los vínculos familiares. Este paseo que clausuro el campamento vacacional que realizo Cristo de la Calle durante un mes permitió a la estructura conocer mejor la percepcion de sus beneficiarios quienes manifestaron que este tipo de actividades recreativas les ayuda a compartir, recrearse e integrarse, conociendo nuevos lugares.

Cada grupo estuvo coordinado por una educadora social y otra de casa familia con la colaboración de los padres de familia quienes estuvieron al pendiente de sus hijos. Se brindo a los asistentes desayuno, almuerzo y refrigerios y un paseo en la canoa para garantizar el bienestar, integración, recreación de todos durante este dia.



Campamento de autonomía juvenil

Jueves el 16 Agosto 2012

65 adolescentes beneficiarios de fundaciones miembros del Consorcio de Organizaciones no gubernamentales a favor de la Familia e Infancia Ecuatoriana (CONFIE), , participaron a un campamento para jóvenes del día jueves 16 de agosto al lunes 20 de agosto en Crucita, playa al sur de Manta.

Los 5 adolescentes de la fundación Cristo de la Calle con su acompañante, pudieron disfrutar del encuentro con otros jóvenes, del mar, del deporte, de los juegos, de las actividades propuestas por los animadores, de los ejes temáticos.

Los adolescentes colaboraron durante el campamento a la puesta en marcha de las actividades, participando activamente a esas, integrándose con los demás, siendo fuerzas de propuestas y compartiendo sus ideas.

El objetivo de este encuentro era fomentar la autonomía de los jóvenes, ellos siendo los protagonistas del campamento (organización, autofinanciamiento, planificación de las actividades) y fortalecer las capacidades de cada uno en relacionarse con otros jóvenes de otros lugares y otras culturas.

Este encuentro tenia también como meta el hecho de favorecer la adquisición y la consolidación de valores tal como la solidaridad, la interculturalidad, el protagonismo.

Los jóvenes, al regreso del campamento se encuentran motivados, animados para participar a otros campamentos y además encontrarse con otros jóvenes de Ibarra, organizando paseos, actividades, talleres fomentando sus destrezas como líderes, y  siendo protagonistas del cumplimiento de sus deseos.

Se planifica integrar más adolescentes  en el proceso de autonomía juvenil, creando oportunidades regulares de encuentros.



Día del Niño en Cristo de la Calle

Viernes el 29 Junio 2012

Cristo de la Calle dedicó un día a la fraternidad y comprensión entre los niños. Este evento, realizado el 8 de Junio en la laguna de Yahuarcocha, reunió a 138 niños, niñas y adolescentes con el objetivo de promover espacios de recreación a través de actividades lúdicas, proyectadas para la integración y promoción de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Este evento, que se desarrolló en un ambiente alegre, reunió a la totalidad de los niños y niñas beneficiarios de la fundación, los cuales mostraron mucho entusiasmo y alegría por compartir momentos juntos y participar en las actividades propuestas por Cristo de la Calle.



Lo que necesitan

Miércoles el 1 Enero 2014

Psicólogo(a) o en formación (Máster en Psicología)

Necesidades humanas
Más información...

Psicólogo(a) o en formación (Máster en Psicología)

Necesidades humanas

Hace falta un segundo psicólogo para responder a las necesidades de acompañamiento de los niños y de las familias beneficiarios del proyecto.

-Descripción de la misión :
Acompañamiento psicológico de los niños y las familias beneficiarios de la fundación en situación de alta vulnerabilidad (ya sea en casa, en la sede de la fundación o en los hogares de acogida). Se precisa un trabajo en equipo pluridisciplinario.

-Objetivos del voluntariado :
Reforzar las posibilidades de acompañamiento psicológico de los beneficiarios de la fundación y mejorar la calidad del acompañamiento.

-Lugar de la misión:
Fundación Cristo de la Calle (Maldonado 14-119 y Guillermina García, Ibarra (Imbabura, Ecuador)

-Sostenibilidad de la fundación respecto al voluntariado:
Contar con una visión exterior de las prácticas de la fundación y con la posibilidad de llevar a cabo intercambios de prácticas, así como innovar y mejorar el servicio de acompañamiento de los beneficiarios.

-Duración de la misión :
Periodo superior a 6 meses

-Volumen horario por día y número de días trabajados por semana:
De lunes a viernes
8:30 – 13:00 h / 15:00 – 18:30 h

-Experiencias precedentes :
Acompañamiento de niños y familias vulnerables en condiciones de trabajo diversas y variables. Experiencias a largo plazo en el extranjero.

-Estudios :
Máster en Psicología

-Nivel de español :
Intermedio

-Aptitudes y cualidades requeridas:
Gran capacidad de adaptación, autonomía, dinamismo, iniciativa y flexibilidad

-Gastos cubiertos por la fundación:
Ninguno

-Gastos cubiertos por el voluntario:
Alimentación

-Posibilidades de acogida (alojamiento, comida…):
En función del periodo, se podrá compartir eventualmente un alojamiento con jóvenes acogidos por Cristo de la Calle en una de las casas de las familias. Si esto no es posible, el voluntario tendrá que encontrar su propio alojamiento

Trabajo dentro y fuera de la sede de la fundación

Curriculum Vitae + carta de motivación

benevolat@uneoptiondeplus.org

Miércoles el 1 Enero 2014

Ficha de identidad

Fundación privada sin ánimo de lucro centrada en aspectos sociales y públicos, legalmente constituida el 3 de abril de 1995 en el Registro Oficial bajo el n.º 502 Ministerio de Inclusión Económica y Social

La fundación Cristo de la Calle se encuentra en Ibarra (página web de la localidad de Ibarra), al pie de los Andes a 2200 metros de altitud. Ibarra es una ciudad del norte de Ecuador, capital de la provincia de Imbabura, y está situada al pie del volcán Imbabura, en la ribera izquierda del río Tahuando, a 73 km al noreste de la capital del país, Quito.

Con 131.856 habitantes (según el censo realizado en 2010 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos), Ibarra es una ciudad muy cosmopolita en la que podemos encontrar mestizos, indígenas y afroecuatorianos, un rasgo poco común en la región de la Sierra. La ciudad, muy animada entre semana, está considerada como el centro económico, educativo y científico del norte de Ecuador.

Conscientes de la grave situación de precariedad en la que se encuentran numerosos niños de la ciudad de Ibarra y de sus alrededores, Juan Francisco Santracruz y Claudia Ibadango decidieron poner en marcha una fundación con la idea de reforzar la ayuda prestada a los niños y niñas y a las familias más vulnerables. La creación de esta fundación fue el resultado de varias conversaciones entre sus miembros fundadores y los niños y niñas que vivían en la calle.

A partir de pequeños contactos cotidianos, la actividad se dirigió rápidamente hacia la puesta en marcha de reuniones de apoyo durante los fines de semana para, posteriormente, abrir un centro de acogida. La iniciativa y motivación responsables de esta evolución siguen formando parte del espíritu de los impulsores de la fundación.

Con el fin de ayudar a cinco niños, una madre adolescente y su hija, la noche del 12 de octubre de 1993 los fundadores decidieron alojar a estas personas durante dos meses en la casa de acogida «San José», que se convirtió en el primer albergue. Al final de ese mismo año, recibieron como donación de la asociación católica «La Curia» una casa situada en la calle Maldonado. Fue así como se creó el segundo albergue de la asociación, llamado «Cristo de la Calle». La fundación ha tenido que hacer frente en poco tiempo a un aumento considerable en lo que respecta a sus necesidades, debido al número cada vez mayor de personas que demandan el apoyo de la fundación.

A pesar de la dificultad para llevar a cabo su actividad debido a los escasos medios financieros y materiales, la fundación Cristo de la Calle fue ganando poco a poco más reconocimiento y apoyo. En 1995, Cristo de la Calle recibió el apoyo del Instituto Nacional de la Niñez y la Familia (INFA), que por aquel entonces era una institución privada sin ánimo de lucro. Por aquella época, el INFA era una asociación caritativa, creada y administrada a nivel nacional por la esposa del presidente, que agrupaba a varias mujeres adineradas del país.
El INFA permitió a Cristo de la Calle constituirse como fundación según lo estipulado en el derecho ecuatoriano y le permitió igualmente consolidar sus actividades (redacción de estatutos y valoración de la acción de la organización por parte del Ministerio de Bienestar Social de la época). El 3 de abril de 1995, Cristo de la Calle se convierte oficialmente en una fundación acorde con el derecho ecuatoriano pese a llevar dos años funcionando de manera informal. Tras ser reconocida como una fundación constituida de manera legal, el INFA financió las actividades de la fundación mediante subvenciones concedidas en función de los proyectos desarrollados por la misma. El Ministerio de Bienestar Social de aquella época, hoy Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), ha apoyado siempre a Cristo de la Calle a través de dos acuerdos aún vigentes:

− Se ingresa mensualmente una contribución por cada niño acogido en la fundación.
− Se percibe una subvención que garantiza los servicios básicos de la fundación para que pueda cumplir sus objetivos (acceso a agua corriente, mobiliario, compra de alimentos, consolidar su labor de sensibilización sobre los derechos de la infancia entre la población local y apoyar a las familias con dificultades para evitar que los niños tengan que dejar sus casas).

En poco tiempo los fondos concedidos resultaron ser insuficientes ante la demanda de la población local. En 1998, Cristo de la Calle inició una dinámica de intercambio a nivel nacional entre las diferentes fundaciones con el fin de intercambiar sus buenas prácticas y de generar una nueva metodología de respuesta a las necesidades de los niños y niñas (Consorcio de Organizaciones No Gubernamentales a Favor de la Familia e Infancia Ecuatoriana o CONFIE). Estos intercambios entre las diferentes fundaciones del país hicieron que Cristo de la Calle se replanteara su forma de actuar y reorientara algunas de las actividades que había llevado a cabo hasta entonces (la atención prestada a los niños y niñas se hizo más individualizada y el sistema de albergues dio paso a los hogares familiares). Cristo de la Calle pasó de llevar a cabo una metodología principalmente oral a instaurar un sistema de seguimiento de los niños acogidos mucho más concreto. De hecho, creó un expediente individual para cada niño o niña en formato papel y que puede ser consultado en todo momento por todo el equipo técnico de la fundación. En este documento se recogen todas las actividades desempeñadas por el niño o niña, lo que nos permite seguir su evolución, pero siempre respetando ciertas normas establecidas a nivel internacional.

Por lo tanto, el objetivo del CONFIE es doble. En primer lugar, pretende mejorar las prácticas de las fundaciones adscritas en el trato directo con los niños y niñas y, en segundo lugar, pretende llevar esta metodología a nivel estatal a través del INFA. De esta forma, cada fundación del país, así como las instituciones estatales, podrían beneficiarse de los avances realizados por este consorcio.

Calle Pedro Vicente Maldonado, 14-119 y Guillermina García Apartado postal: 10-01-103 Ibarra, Imbabura, Ecuador

Ibarra

Oficina de la fundación: +593 (0)6 26 41 056
Juan Francisco Santacruz, Presidente: + 593 (0)9 60 88 569

cristodelacalle@yahoo.com (administración)
cristo-de-la-calle@hotmail.com (voluntariado)

Blog: cristodelacalle.wordpress.com/
Facebook: www.facebook.com/FundacionCristodelaCalle
Twitter: @Juan2fran2

Los miembros fundadores de la asociación en 1993 siguen todavía presentes en el seno de la misma. Aunque sus funciones hayan cambiado enormemente debido a los cambios decididos por la asociación y por el número cada vez mayor de beneficiarios, han sabido mantenerse cerca de los niños y niñas, sin olvidar el espíritu militante que les hizo crear esta fundación hace más de 19 años. El equipo está comprometido y unido para conseguir los mismos objetivos y las personas que he podido conocer tienen la misma visión respecto a su actividad y no dudan en ayudar en los proyectos próximos a los suyos.

Mejorar las condiciones de vida de las familias y de los niños y niñas de la provincia de Imbabura que se encuentren en situación precaria o sean víctimas de una violación de sus derechos humanos.

OE1. Asegurar una acogida y apoyo permanente que permita un desarrollo correcto del niño o niña y su integración en la sociedad.

OE2. Ofrecer a los niños y niñas en situación de pobreza u orfandad la posibilidad de una vida familiar dentro de un entorno social favorable, permitiéndoles desarrollar su potencial y decidir y controlar su propio desarrollo.

OE3. Apoyar a los progenitores para que puedan mantener una estructura familiar que permita al niño o niña crecer en un entorno estable y tranquilo.

OE4. Fomentar la participación activa de la población local en cuanto a la defensa y respeto de los derechos de la infancia.

1. Mi derecho a vivir en familia.En este caso se pretende asegurar un entorno familiar estable para los niños y niñas que acuden a «Cristo de la Calle». Este proyecto toma la forma de una acogida institucional (hogar familiar) y proporciona protección y apoyo completos a los niños, niñas y adolescentes. Con el fin de no desorientar a los niños, niñas y adolescentes, en el caso de que los padres o madres no estén presentes, la fundación trata de ubicarlos prioritariamente dentro de su círculo familiar más próximo o, en su defecto, trata de buscarles un lugar que les garantice un ambiente familiar, estimulante y comunitario. En 2006, el Ayuntamiento de Ibarra aprobó la donación de un terreno y la construcción de un hogar familiar en el barrio de Los Ceibos. Anteriormente, la fundación tuvo que pagar una renta mensual de450 $. Hoy en día contamos con tres hogares familiares y cada uno alberga entre ocho y diez niños y niñas. Dos de estos hogares se encuentran en el complejo turístico «Yuyucocha» y otro en el barrio de Los Ceibos.

2. Niños libres. Este proyecto se inició en 2006 en colaboración con el INFA y va dirigido a los niños y niñas cuyos progenitores se encuentran cumpliendo algún tipo de condena en el centro penitenciario de Ibarra. Este proyecto tomó forma con la presencia de niños y niñas en la prisión de Ibarra. Por lo general, estos niños y niñas habían nacido y permanecido siempre en el centro penitenciario junto a sus progenitores sin posibilidad alguna de salir. Sin educación y presos al igual que sus padres y madres, presentaban graves retrasos en su desarrollo y ciertas dificultades para integrarse fuera de los muros de la prisión. Para remediar esta situación, Cristo de la Calle se pone en contacto con el progenitor o los miembros cercanos de la familia para ver si sería posible que el menor en cuestión pudiera vivir en un ambiente familiar fuera de la prisión. Cuando esto no es posible, ya que ambos padres están en la cárcel y la familia más próxima no cuenta con las garantías necesarias para acoger al niño o niña, Cristo de la Calle se hace cargo directamente de estos niños y niñas. La fundación los acoge en hogares familiares para que puedan crecer fuera del ambiente de la cárcel. Además, se consigue así su escolarización y que tengan una infancia normal. La fundación se asegura también de que los niños y niñas puedan visitar semanalmente a los miembros de su familia que estén cumpliendo condena. A la vez que la fundación se hace cargo de los niños y niñas, los trabajadores sociales visitan a sus padres y madres en el centro penitenciario dos veces al mes. Una vez allí les ofrecen una escucha o, si lo desean, les ayudan a establecer un proyecto de microempresas (dentro o fuera de la prisión). De esta forma se facilita su reinserción en la sociedad tras cumplir su condena.

3. Apoyo a la autonomía. Este proyecto ha sido desarrollado para los jóvenes adultos a los que la fundación hace un seguimiento de manera regular y que desean ser independientes. En este caso, el objetivo es llevar a cabo un proceso que ayudará a estos jóvenes a ser independientes, pero, para ello, éstos tendrán que trabajar conjuntamente con la fundación independientemente de su género. Al acompañarlos diariamente, la fundación les permite comprender mejor esta etapa tan importante que supone el cambio a la vida adulta. Así, los jóvenes adultos tienen acceso a ciertos aspectos económicos, sociales y culturales que son esenciales para que puedan emanciparse. Cristo de la Calle se encarga de que en los hogares se inculque a los beneficiarios aspectos como los derechos y los deberes de las personas, lo que hace que la fundación sea clave en la adquisición de ciertos valores que harán de estos jóvenes ciudadanos ilustrados, autónomos y responsables.

4. Apoyo a las familias.Este proyecto pretende apoyar a aquellas familias que son más vulnerables: niños y niñas expuestos a situaciones de abandono, maltrato o sin escolarizar. El objetivo de este proyecto es prevenir y reducir, a través de un proceso de prevención, los casos de maltrato infantil y poner en práctica nuevos métodos educativos para la promoción y desarrollo de un modelo familiar estable. En primer lugar, la labor de Cristo de la Calle es procurar que los niños y niñas puedan permanecer con sus familias. A tal efecto, la fundación trabaja en colaboración con las familias utilizando una herramienta metodológica, el Plan Global Familiar. Este plan global, en el que las familias deben participar, establece una serie de objetivos y actividades para identificar y abordar las deficiencias identificadas dentro de la estructura familiar. En los casos en los que la familia no ofrece las garantías necesarias para el desarrollo adecuado de los niños y niñas, la fundación se encarga entonces de buscara otro pariente algo más lejano. En los casos más extremos, la fundación Cristo de la Calle inicia un procedimiento de adoptabilidad. Para los más pequeños o los adolescentes que ya no cumplen los requisitos, la fundación inicia un proceso de autonomía o emancipación.
Así, al igual que en los hogares familiares, Cristo de la Calle se hace con un terreno y construye una vivienda con la ayuda de una cooperativa. Posteriormente, la vende a un precio módico para que algunas familias puedan adquirirlas y las vayan pagando poco a poco, en lugar de pagar un alquiler mensual. De momento, gracias a este proyecto ya se han construido once viviendas.

5. Familias de acogida. El objetivo de Cristo de la Calle es ofrecer a los niños y niñas un ambiente familiar. Si bien los hogares familiares proporcionan una solución de acogida, no sustituyen el afecto que puede proporcionar una familia. El proceso de adopción no siempre es posible, ya que la fundación intenta encontrar una solución intermedia entre el domicilio familiar y la adopción. La meta actual es educar a las familias para que acojan a un niño o niña de una manera puntual (fines de semana, vacaciones, etc.) o de forma permanente. Los primeros resultados son buenos y la fundación Cristo de la Calle está convencida de que el modelo de familia de acogida es uno de los más eficientes y, además, supone una alternativa adecuada a las necesidades del niño o niña.

6. Finca. Cristo de la Calle adquirió en febrero de 2009 un terreno de algo más de 100 hectáreas situado a una hora y media en coche de Ibarra (95 km), cerca de la provincia de Esmeraldas. El proyecto se desarrolla en una parcela muy poco común en esta región ya que en ella hay tres tipos de cultivos. Además de contar con cacaos cultivados según los principios de la agricultura ecológica (90ha repartidas del siguiente modo: 30 ha pertenecientes al proyecto y 60 ha para las familias que viven cerca de la finca), la parcela cuenta con un maizal (10 ha) y un bananal (8 ha). Los ingresos procedentes de la explotación de la finca permiten financiar las actividades de la fundación. En un determinado momento, este dinero podría convertirse en una fuente constante de ingresos para Cristo de la Calle. Con cerca de un 45 % procedente de donaciones privadas de Italia y el resto aportado por la propia fundación, se pudo adquirir este terreno, que costó 80.000 $. Por su parte, el fondo ítalo-ecuatoriano no sólo permite comprar semillas de cacao para la parcela de Cristo de la Calle, sino que también permite hacerlo para las familias autóctonas que viven cerca de la finca. Así, el proyecto de la finca no sólo contribuye a la sostenibilidad de la fundación a largo plazo, sino que también ayuda a formar a la comunidad vecina en lo concerniente a la agricultura ecológica al transmitirles ciertos conocimientos esenciales. La fundación pretende contar con la comunidad local a través de las mingas, lo que ayudará a desarrollar más rápidamente las actividades de explotación. Pero, ¿qué es una minga? Mink’a es un término quechua procedente de Ecuador y Perú. Se trata de una antigua tradición de trabajo que consiste en que un grupo de personas de una comunidad se une para trabajar conjuntamente en el campo con un fin social. Este sistema se basa en que permite realizar un trabajo comunitario mucho más rápido y de mejor calidad, lo que da lugar a que se construyan más y mejores infraestructuras. De momento, a excepción del maizal y el bananal, la fundación no saca ningún beneficio de esta actividad, ya que el cacao requiere un período de tres años antes de su cosecha.

7. El complejo turístico «Yuyucocha». Este complejo cuenta con un gran terreno con piscinas, un bar, una zona de juegos y otra de pícnic, una laguna artificial y animales. El enclave ha sido cedido por el gobierno mediante un contrato de arrendamiento que abarca desde 2002 a 2012, con posibilidad de renovación del contrato hasta 2017. El complejo cuenta actualmente con dos hogares familiares (Yuyucocha 1 y Yuyucocha 2) construidos por Cristo de la Calle y que dan cobijo a dieciséis niños y niñas (ocho cada una). La fundación no es la propietaria de estas viviendas, pero tiene la titularidad de las mismas y las administra sin intermediarios. La fundación siempre ha percibido este proyecto como un medio para financiar sus actividades, pero también supone un espacio de aprendizaje y recreación para los niños y niñas de la fundación. Para Cristo de la calle, la gestión de este enclave contribuye a que los niños y niñas se reinserten en la sociedad y, además, vean cómo pueden reinsertarse a través del trabajo y el esfuerzo. Los que lo deseen podrán colaborar en el mantenimiento del enclave, en el servicio de venta de entradas e igualmente podrán experimentar, puntualmente, lo que es el mundo laboral a cambio de una pequeña remuneración.

1. Actividades ligadas al OE1. Asegurar una acogida y apoyo permanentes que permitan un desarrollo correcto del niño o niña y su integración en la sociedad.

- Atender a las necesidades de niños y niñas en los ámbitos jurídico, social, psicológico, médico y escolar.
- Cuidado integral del niño o niña en el seno de la casa familia mediante la atención continua, escolarización, actividades de ocio, nutrición, ropa, asistencia médica y evaluación y atención psicológica de los niños, niñas y adolescentes acogidos.
- Elaboración del PAINA (Proyecto de Atención Integral a la Infancia y la Adolescencia): un plan de trabajo individualizado con objetivos precisos para cada persona. La fundación cuenta con tres casas familias que acogen cada una entre 6 y 8 niños o niñas (en total entre 24 y 32 niños y niñas en residencia permanente)
- Recepción, registro, evaluación y verificación de los casos de violación de derechos.
- Apoyo a la autonomía de los adolescentes y los jóvenes que no hayan podido ser reinsertados en familias o que estén en situación precaria. La fundación les ayuda a que puedan ser totalmente autónomos.

2. Actividades ligadas al OE2. Ofrecer a los niños y niñas en situación de pobreza u orfandad la posibilidad de una vida familiar dentro de un entorno social favorable, permitiéndoles desarrollar su potencial y decidir y controlar su propio desarrollo.
- Búsqueda de una familia de acogida dentro del entorno próximo del niño o niña.
- Evaluación de las familias de acogida potenciales para comprobar que reúnen las condiciones requeridas para el buen desarrollo del niño o niña.
- Preparación y formación de las familias de acogida del niño y niña, con un seguimiento de su adaptación

3. Actividades ligadas al OE3. Apoyar a los progenitores para que puedan mantener una estructura familiar que permita al niño o niña crecer en un entorno estable y tranquilo.
- Cuestionarios sobre la situación económico-social de las familias y elaboración de informes de seguimiento para resolver lo antes posible las dificultades que puedan surgir cotidianamente.
- Visita a las familias en sus domicilios para el seguimiento y el acompañamiento de los niños y niñas acogidos.
- Entrega de cestos con alimentos y productos de higiene por un valor de entre 80$ o 100$ al mes para cada niño o niña.
- Organización de eventos familiares (cumpleaños, día de la infancia, día de la familia, mingas, excursiones, etc.)
- Organización de actividades deportivas y culturales destinadas a las familias con el objetivo de reforzar el vínculo social.
- Formación de los progenitores en el cultivo de su terreno agrícola, a menudo sin explotar, para que puedan cultivar frutas y verduras frescas.
- Visita a domicilio de las familias para asegurar un apoyo psicológico y moral.
- Organización de diferentes talleres dirigidos a los progenitores (taller del plan nacional de bienestar, elaboración de menús para una alimentación equilibrada, preparación de un proyecto, favorecer la iniciativa económica)

4. Actividades ligadas al OE4. Fomentar la participación activa de la población local en cuando a la defensa y respeto de los derechos de la infancia.
- Cursos y mesas redondas destinadas a los padres para abordar la temática de los derechos de la infancia.
- Elaboración de métodos de sensibilización con vistas a la difusión de programas de acogida y atención integral a través de diferentes medios de comunicación (panfletos, carteles, cuñas de radio).
- Creación de módulos de formación y sensibilización para prevenir los malos tratos y sensibilizar sobre los derechos de la infancia y de la adolescencia.
- Realización de cursos comunitarios para progenitores.

124 niños y niñas disfrutaron de una asignación de dinero concedida semestralmente por el INFA a la organización. Esta asignación no cubre la totalidad de sus gastos reales pero permite a la fundación continuar con su actividad. A pesar de no tener datos exactos sobre este apartado, puede comprobarse que un gran número de niños y niñas son atendidos por la organización y se benefician de su apoyo. Cristo de la Calle supera ampliamente la cifra oficial de 124 personas y calculamos en más de 200 el número de niños y niñas que se benefician de una ayuda directa o parcial de la asociación. Estos se reparten entre los diferentes proyectos de la fundación, la cual les garantiza y ayuda a su vez en los servicios básicos, a realizar trámites de adopción, garantizar una atención de calidad en cuanto a cuidados médicos, atención psicológica, problemas sociales, educativos, de higiene, de vestir, de ocio, etc...

No se ha realizado ningún estudio concreto para conocer el impacto de la acción de Cristo de la Calle, por lo que la población beneficiada es difícil de determinar. Sin embargo, Juan Francisco Santacruz piensa que al menos 800 familias de niños, niñas y adolescentes han sido atendidas entre todos los programas. También consideramos como beneficiarios indirectos a todas las personas que, a pesar de no recibir formación directa, han sido informadas y sensibilizadas sobre estas problemáticas por medio de anuncios en la radio, carteles, panfletos o por su participación en las mesas redondas de formación. El objetivo de estas últimas era informar a unas 200 personas y está previsto que logren sensibilizar hasta 20.000 habitantes gracias a las campañas sociales difundidas por toda la provincia.

Galería